MUEBLES VIEJOS
28 de marzo de 2022
LOS CRÍMENES DE PUERTO LEGUIZAMO
18 de abril de 2022
La doble militancia de Lara

Por Antonio Sanguino

Al Uribismo que tanto gusta de las balas, le puede estar saliendo el “tiro por la culata”. Porque el reclutamiento de Rodrigo Lara Sánchez como formula Vicepresidental de Federico Gutiérrez, además de ser una fallida jugada para debilitar a los Verdes y la Coalición Centro Esperanza, entraña una violación inocultable de las leyes electorales, por el compromiso del nuevo uribista Lara en una conducta de doble militancia ya sancionada por el Consejo de Estado en circunstancias similares.

Al Uribismo parece importarle muy poco el bajo nivel de reconocimiento nacional de Lara Sánchez. Realmente se les convirtió en un “objetivo de alto valor” por su trayectoria política como dirigente regional y Ex Alcalde de Neiva en nombre de la Alianza Verde. Pero, sobre todo, porque sabían muy bien que Lara había llegado a las toldas Verdes de la mano de Sergio Fajardo, luego de ser candidato al Senado de Compromiso Ciudadano por Colombia en las elecciones legislativas del 2010. Con ello, el Senador Ernesto Macías, autor de la maniobra, creía diseñada a la perfección su nueva “jugadita”: golpear y debilitar al Centro y la Centroizquierda para quedar solos en la cancha presidencial con el Pacto Histórico de Petro y acudir de nuevo al expediente del miedo que les funcionó en el 2018.

Pero la escogencia de Lara Sánchez les servía también como una operación de lavada de imagen de un candidato y una fuerza política que como Federico Gutiérrez y el Uribismo están rodeados de tantos vasos comunicantes con eslabones del narcotráfico y representan ambos la extrema derecha. Precisamente las mismas fuerzas oscuras que asesinaron a Rodrigo Lara Bonilla, padre del hoy candidato a la Vicepresidencia, luego de su batalla frontal a las mafias y en particular al cartel de Medellín. Significa una suerte de indulto político sin verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición para las víctimas de dicho magnicidio.

Estas truculencias, sin embargo, no pueden ocultar la doble militancia de Lara Sánchez. El hoy candidato Vice Presidencial fue elegido como integrante de la Dirección Nacional del Partido Alianza Verde en su Cuarto Congreso realizado en septiembre del 2013, tal como reposa en las actas registradas ante el Consejo Nacional Electoral. Su pertenencia al máximo organismo de Dirección de los Verdes, solo se interrumpió mientras fue Alcalde de Neiva por ese mismo Partido en el Período 2016-2019, tiempo en el cual fue representado por su delegado Daniel Sanz. En gracia de discusión, podría admitirse que no fue ratificado para ese cargo en el octavo Congreso Verde realizado el 22 de diciembre de 2021, aunque toda la Dirección fue reelegida en ese evento.

La Constitución y La Ley son absolutamente claras en esta materia. El artículo 107 de nuestra Carta Política advierte que “En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político con personería jurídica”. Esta prohibición constitucional de doble militancia fue desarrollada por el artículo 2 de la Ley 1475 de 2011, en los siguientes términos: “(…) En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer a más de un partido o movimiento político. La militancia o pertenencia a un partido o movimiento político, se establecerá con la inscripción que haga el ciudadano ante la respectiva organización política, según el sistema de identificación y registro que se adopte (…)”. Y para desfortuna de Federico y Lara, en el mismo artículo 2 de la Ley 1475 de 2011 se precisa que “quienes se desempeñen en cargos de dirección, gobierno, administración o control, dentro de los partidos y movimientos políticos, o hayan sido o aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular no podrán apoyar candidatos distintos a los inscritos por el partido (…)”. Y para el caso que nos ocupa, advierte que “Los directivos de los partidos y movimientos políticos que aspiren a ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular por otro partido o movimiento político o grupo significativo de ciudadanos (…), deben renunciar a su cargo doce (12) meses antes de postularse o aceptar la nueva designación o ser inscritos como candidatos”.

Es claro que Lara Sánchez, al escoger a Federico Gutiérrez, ha violado la decisión públicamente conocida de los Verdes en dejar en una suerte de libertad limitada a sus militantes para que participen en las campañas alternativas del Pacto Histórico o la Coalición de la Esperanza. Pero resulta más evidente que al no renunciar a la Dirección Nacional y a la militancia en el Partido Alianza Verde, Lara ha aprendido en tiempo récord las mañas del Uribismo en torcerle el pescuezo a la ley. Ojalá que esta vez la trampita les salga cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.